Deseret Haretatik

Descrito como el método de la “escritura desde la belleza de la simplicidad … con el que poner fin a la ambigüedad significativa de las palabras”, el alfabeto mormón Deseret fue inspirado, como la mayor parte de los experimentos lingüísticos de mediados del siglo XIX y comienzos del XX, por el estudio fonográfico de Isaac Pitman, cuyo sistema estaba apoyado en la geometría. Así, los caracteres se formaban mediante círculos, semicírculos, cuadrados y líneas rectas colocadas estrictamente en horizontal, vertical o diagonal: geometría presentada como escritura y por tanto, nos dirá Lacan, como asesinato de la experiencia.

El proyecto parte desde la distancia que separa a la representación como ficción que da cuenta de ese vacío estructurante del propio lenguaje. Dualidad que necesariamente invita a un itinerario por la arqueología de los signos de ciertos experimentos lingüísticos discretos, cuyo origen podríamos situar en el Byblos, escritura a día de hoy apenas descifrada y, no obstante, seno de la palabra griega “biblion”, que significa libro, y de ahí escritura, biblia.

Este recorrido por la arqueología de los signos me sitúa ante el Ha-Ha Wall, un elemento de contención en el paisaje que reduce al mínimo la obstrucción visual. Recato artificioso para atenuar el impacto de implacables medidas de seguridad, donde su muestra más feroz se daría en los manicomios de influencia británica, impidiendo la huida de los pacientes mientras se ofrecía una visión democrática de los centros anulando la sensación de cautiverio.

Su propia estructura desvela una intención que nos remite al carácter paradójico de su presencia, proponiéndome un diálogo entre la luz y la sombra con las que descubrir otras posibilidades antes cegadas por la función.

Esta intervención se realiza en un espacio limítrofe de Utah, territorio mormón, y rodeado de miles de bombas enterradas por el fanatismo más exacerbado.

 

Deseret Haretatik

Deseret Haretatik

Deseret Haretatik

Deseret Haretatik

Deseret Haretatik